4 julio, 2013

Peligra la cobertura de Obras Sociales a Monotributistas y Empleados Domesticos

Por Prepagas

obra social monotributoSi bien no es un ultimatum, se parece bastante a ello. La CGT oficialista que lidera Antonio Caló unificó posiciones para renovar la presión sobre el Gobierno por el reparto de mayores fondos a las obras sociales sindicales, destinados a compensar el aumento de los costos de las prestaciones médicas y la falta de actualización en las cápitas por la atención de monotributistas y el servicio doméstico.

El planteo, realizado a comienzos de julio en un encuentro reservado con la superintendenta de Servicios de Salud, Liliana Korenfeld, llevó varios reclamos, pero el principal se concentró en la actualización de los fondos del Subsidio de Mitigación de Asimetrías (SUMA), por el cual se reparten a las obras sociales unos $ 2.000 millones anuales provenientes del Fondo Solidario de Redistribución (FSR).
El monto del SUMA fue establecido cuando se anunció la creación del subsidio en septiembre del año pasado, medida que también dispuso su ajuste por el nivel de recaudación de aportes y contribuciones. En la CGT argumentan que tras el cierre de las paritarias de este año, debería fijarse una actualización promedio del 25% en el monto del SUMA, lo que significaría unos $ 500 millones adicionales para las prestadoras sindicales.
Otro punto áspero ha sido la discusión en torno a la aplicación de la nueva normativa de fertilización asistida, que sumó un nuevo ingrediente a la discusión entre el Ejecutivo y los gremios por la distribución de fondos para las obras sociales. “El planteo, en este caso, es que las Obras Sociales quieren tener injerencia concreta en la reglamentación”. Además, en la CGT ya anticiparon que esperan la implementación de algún tipo de asistencia específica para financiar el costo de esos tratamientos.

Obra Social para Monotributistas y Sevicio Domestico

En paralelo, el grupo de sindicalistas que visitó a Korenfeld también reclamó la creación de un subsidio especial para financiar la atención médica de monotributistas y personal del servicio doméstico, ante las demoras oficiales para elevar la cápita de esos sectores.
Desde 2010 el componente del monotributo que se destina a las obras sociales está congelado en $ 93. Los gremios ya le advirtieron al Ejecutivo a través de diversos canales que si ese monto no es ajustado en forma urgente (exigen un piso mínimo de $ 180) dejarán de brindar prestaciones a esos contribuyentes. El caso del servicio doméstico es similar, con el aporte congelado desde hace tres años en $ 60.