8 octubre, 2012

El Conflicto entre Prepagas y Prestadores

Por Prepagas

   La entrada en vigor del nuevo régimen regulatorio en diciembre pasado (ley 26.682) fue un punto de inflexión que generó preocupación entre los financiadores de la salud privada. La norma amplía la cobertura buy viagra del Programa Médico Obligatorio (PMO), impide fijar períodos de carencia y rechazar a personas con enfermedades preexistentes. Además, las prepagas deben aceptar a mayores de 65 años (pueden cobrar hasta el triple de la cuota del plan), un segmento que suele utilizar los servicios mucho más que los jóvenes.

El Gobierno intenta actuar como fiel balanza pero, a fin de cuentas, no conforma a nadie . Según la ley 26.682 , no puede aplicarse aumento de cuotas sin autorización oficial. Hace algunas  semanas las prepagas lograron una suba del 7% a partir de septiembre, mucho menos que el 15% que pedían . Esto gatilló el conflicto con los prestadores que piden un 12% de aumento pero las prepagas ofrecen 7%–, lo que tiene de rehén a los usuarios. 

Alta concentración y expansión de algunas prepagas hacia el negocio asegurador, en especial en riesgos del trabajo, es la tendencia creciente del sector de medicina prepaga en los últimos tiempos.

Pero el sistema empezó a crujir por el alza de costos en la contratación de servicios médicos (clínicas, sanatorios, centros de diagnóstico). La actual pulseada entre prestadores y cinco de las mayores prepagas (Swiss Medical, Omint, Galeno, Medicus y Medifé) por el incremento en los aranceles confirma este estado de tensión. En un mercado que mueve $26.000 millones anuales y presta cobertura de salud a 6,3 millones de afiliados, el problema central no es la frazada corta como en otros sectores, sino más bien cómo se reparte el pastel.

Se estima que la rentabilidad promedio de las prepagas está entre 3% y 4% sobre ventas, según dicen las empresas, por lo que el margen de maniobra es exiguo. El presidente de Adecra, la entidad que nuclea a clínicas, sanatorios y hospitales privados, afirma que la marcha de la actividad se está complicando, por las paritarias (25% escalonado de aumento para los trabajadores) y por las restricciones cambiarias y a las importaciones de equipamiento médico. Para el empresario, esta lógica de aumentos de salarios sin su correspondiente compensación de aranceles está llevando a la concentración del sector privado de la salud en grandes grupos . Según Adecra, entre el 60% y el 66% de sus costos totales se va en recursos humanos, de allí el impacto de los aumentos salariales en la estructura de costos.

En los últimos doce meses el alza promedio de las cuotas fue del 22% (9,5% en diciembre, 5% en mayo y ahora 7%), y habrá un nuevo round en diciembre, cuando se aplique otra cuota del aumento salarial acordado. Las cinco principales empresas del sector (OSDE, Swiss Medical Group, Galeno, Omint y Medicus) concentran el 52,2% de los afiliados , sobre un total de 568 empresas de cobertura prepaga. El incremento de los costos del PMO se debe a la inclusión de nuevas coberturas . Ripari prevé que va a haber más concentración en este mercado, con probable desaparición de algunas pequeñas prepagas, en especial del interior del país .