Publicidad

Cuotas de las Prepagas

En esta nota comentaremos sobre las cartas que comenzaron a enviar las empresas de medicina prapaga a sus afiliados, donde se les comunicó que desde agosto las cuotas llegarían con un incremento del 15%, no cayeron nada bien en el Gobierno.

La Superintendencia de Servicios de Salud salió al cruce de esas comunicaciones, y desautorizó la intención de las empresas del sector de encarecer sus cuotas.

Liliana Koenfeld, a cargo de la dependencia oficial, afirmó que “esa decisión unilateral viola las disposiciones vigentes en la Ley 26.682 de regulación de la medicina prepaga y el decreto reglamentario 1993”. Además, destacó que la Superintendencia “no aprobó ningún aumento”, por lo que las boletas correspondientes a agosto no deberían mostrar el 15% extra anunciado por las compañías.

Korenfeld ratificó que la Superintendencia es quien debe dar su visto bueno, junto al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quienes analizan los informes ya presentados por las prepagas, en los que muestran su cuadro de costos y explican por qué precisan subir las cuotas.

“Las entidades de medicina privada quieren justificar aumentos a los usuarios sobre la base de acuerdos todavía no conseguidos”, acusó la funcionaria a través de un comunicado.
Esa declaración tiene que ver con que el gremio de la Sanidad cerró el acuerdo salarial con los hospitales de comunidad y clínicas sin internación –la paritaria venció el 30 de junio–, aunque todavía negocia con la rama de las clínicas y sanatorios, donde a fines de julio dejará de correr el acuerdo salarial 2011. Para el primero de los casos se acordó una mejora en los sueldos del 25%, que se pagará un 15% en agosto, y un 10% en diciembre.

Para las clínicas y sanatorios se pretende copiar el mismo esquema, aunque los empresarios intentan que una parte de esos retoques se pase para febrero o marzo de 2013. Esos incrementos serán luego los que se buscará

Al respecto, ayer la Superintendencia de Salud sostuvo que el acuerdo con los hospitales de comunidad “todavía no fue homologado”. Aunque se prevé que esto ocurrirá pronto, hasta tanto no se cumpla con ese paso las cuotas no se podrán subir.

En el caso de las prepagas, la Superintendencia muestra que los plazos son más largos. “La negociación salarial con las clínicas y sanatorios privados todavía no finalizó”, dijo Korenfeld, lo que estira todavía más los plazos para implementar los incrementos en las cuotas.

La carta enviada por las prepagas a sus afiliados se puede interpretar también como un modo de cumplir con la formalidad que las obliga a comunicar cualquier cambio en las tarifas con 30 días de anticipación. En caso de que luego sea aprobado el incremento, ya habrán dado ese paso.

Todavía es un misterio en qué momento Moreno dará su veredicto sobre la suba de las cuotas, aunque sí está claro que a lo largo de este año se producirá alguna variación hacia arriba de los precios. También se habla de la posibilidad de que no se autorice un traslado del total del 25% que se dará como mejora salarial.

No votes yet.
Please wait...
Publicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *